EL DILUVIO : En los escritos antiguos sumerios y mesopotámicos

diluvio-sumerios

La tablilla que contiene la porción sobre el diluvio de la Epopeya de Gilgamesh. La letra es del idioma  acadio. Mide 15. 240 cm de largo, por 13.33 de ancho, por 3.17 de espesor. Se encuentra en el cuarto 55 del Museo Británico. Fue excavada por A. H. Layard.

  • ¿Duda usted de que aconteciese el diluvio de Gen. Cap. 6?
  • ¿Acaso se burla de los que creen en aquel diluvio?
  • ¿Ha estudiado las evidencias que proporcionan los escritos antiguos?

El Diluvio en la Epopeya de Gilgamesh

Gilgamesh era rey sumerio de Uruk

La versión babilónica de la Epopeya de Gilgamesh data de entre los Siglos XIII a X a. C. y lleva el título de Sha naqba īmuru (El que vio la profundidad, o en términos modernos, El que ve lo desconocido). Han sido recuperados fragmentos de aproximadamente dos tercios de esta versión más larga de doce tablillas. Algunos de los mejores ejemplares fueron descubiertos en la ruinas de la librería del rey Ashurbanipal de Asiria, del Siglo VII a. C.

Tablilla undécima (Resumen del texto) [En las primeras diez tablillas de la Epopeya se relatan muchos sucesos en la vida del rey Gilgamesh, incluso la muerte y sepultura de su mejor amigo Enkidu. Muerto este, Gilgamesh hace un viaje larguísimo y muy peligroso para encontrar a Utnapishtim, de quien se decía que era inmortal. La Tablilla undécima relata el encuentro de Gilgamesh con Utnapishtim.]

Observando Gilgamesh a Utnapishtim, piensa que no parezca ser diferente a él mismo, y le pregunta cómo obtuvo su inmortalidad. Utnapishtim explica que los dioses

decidieron enviar un gran diluvio. El dios Ea, para salvar a Utnapishtim, le dijo que construyera un barco. Le dio dimensiones precisas, y fue sellado con brea y bitumen. Abordaron el barco toda su familia, juntamente con sus artesanos y “todos los animales de los campos”. Entonces, suscitó una tormenta violenta, la que hizo que los dioses se retiraran a los cielos. Ishtar [diosa] lamentó la destrucción masiva de la humanidad, y los demás dioses lloraron juntamente con ella. La tormenta continuó durante seis días y noches, después de que “todos los seres humanos se volvieron barro”. Utnapishtim llora cuando contempla la destrucción. Su barco se atasca en una montaña, y él suelta una paloma, una golondrina y un cuervo. No regresando el cuerno, él abre el arca, soltando sus habitantes. Utnapishtim ofrece un sacrificio a los dioses, quienes al olfatear el olor grata se reúnen alrededor. Ishtar jura que, de la manera que jamás olvidará el collar brillante colgante de su cuello, siempre recordará este tiempo. Llegando Enlil [dios], airado al encontrar sobrevivientes, ella le condena por haber instigado el diluvio. También Ea le censura por enviar un castigo desproporcionado. Enlil bendice a Utnapishtim y su esposa, otorgándoles vida eterna. http://en.wikipedia.org/wiki/Epic_of_Gilgamesh

 Datos en el libro Mesopotamia, por Federico Lara Peinado, sobre documentos sumerios y mesopotámicos en los que se refiere al Diluvio

El Señor Federico Lara Peinado escribe…

“A comienzos del Siglo XX los arqueólogos comprobaron la existencia de estratos aluviales que interrumpían los restos materiales en diferentes lugares de la Baja Mesopotamia (Ur, Kish, Shuruppak, Laagash) y que, considerados en un primero momento como la prueba inequívoca del diluvio bíblico, luego se vio que diferían en su cronología. Se ignoran las causas de aquellas inundaciones que afectaron a una amplia zona del sur mesopotámico, pero se deduce que fueron muy significativas, pues el hecho quedó reflejado no solo en la documentación histórica –la Lista real, por ejemplo- sino también en algunos textos de tipo religioso, entre ellos el Diluvio sumerio, la Epopeya de Atrakhasis y el Poema de Gilgamesh. Tiempo después, en el Siglo III de nuestra Era, un sacerdote babilónico de nombre Beroso se hizo eco de la gran catástrofe en su obra sobre la historia de Babilonia. Prescindiendo del contenido religioso que se le quiera dar, es inequívocamente histórico que una gran calamidad –fuesen lluvias, maremoto, desbordamientos de los ríos o incluso invasión de extranjeros- afectó a Mesopotamia, en una fecha que puede fijarse alrededor del año 2900 a. C. (Historia de la Humanidad, Mesopotamia. Federico Lara Peinado. MM Ediciones Credimar, S.L. Barcelona, España. Páginas 24-25)

-Observaciones al respecto. Copiamos el párrafo anterior, ennegreciendo algunos datos o expresiones que quisiéramos destacar, como evidencia de que al menos cuatro escritos de los sumerios hacen referencia al gran Diluvio, a saber:

-La Lista real

-El Diluvio sumerio

-La Epopeya de Atrakhasis

-El Poema de Gilgamesh.

En su libro Mesopotamia el autor Federico Lara Peinado hace comentarios o interpretaciones respecto al Diluvio que expresan sus propias percepciones, por ejemplo: “Se ignoran las causas de aquellas inundaciones…”, y dando un sentido simbólico a “la gran catástrofe”, dice que el Diluvio pudiera haber sido una “invasión de extranjeros”. También escribe: “Prescindiendo del contenido religioso que se le quiera dar…” Semejantes expresiones implican, ciertamente, que el Sr. Lara Peinado no subscribe a la idea de un Diluvio global literal. Con todo, reconoce sí que “…es inequívocamente histórico que una gran calamidad… afectó a Mesopotamia, en una fecha que puede fijarse alrededor del año 2900 a. C.. Desde luego, quien recibe como verídica la historia de Génesis sabe las causas del Diluvio; además, que se trata de agua literal y no de alguna “invasión de extranjeros”.

En la Página 72 del libro, bajo el título Relatos mesopotámicos acerca del diluvio universal, el Sr. Lara Peinado escribe: “Europa quedó conmovida cuando en la campaña arqueológica de 1928-1929 Leonard Woolley, al excavar las ruinas de la ciudad sumeria de Ur, halló pruebas de la existencia del diluvio universal. Sin embargo, otras pruebas localizadas en diversas ciudades mesopotámicas contribuyeron a diluir la importancia de aquel hallazgo, que quedó restringido a serias disputas entre científicos sobre cuál de aquellas evidencias era realmente la del diluvio. No obstante, lo que sí se pudo probar fue que los sumerios dejaron por escrito textos alusivos a una gran catástrofe que había puesto en peligro la existencia de la humanidad, pero cuya desaparición había sido evitada por los dioses gracias a la supervivencia de una familia. De hecho, en aquellos textos se confundía mito e historia y más bien se tendía a justificar dos etapas históricas, separadas por un momento simbólico instrumentalizado mediante un diluvio. De los textos mesopotámicos con relatos del diluvio hay que señalar las versiones sumerias y babilónicas (Tablilla de Nippur, Tablilla de Nínive, Fragmento Hilprecht, el Enuma ilu awilum), las narraciones –muy interesantes y completas- contenidas en el Poema de Gilgamesh (en el que la persona salvada de las aguas se llama Utnapishtim) y en la Epopeya de Atrakhasis, y sobre todo la referencia histórica del diluvio contenida en un famosísimo Prisma de barro (hoy atesorado en Oxford), que relaciona a los reyes tanto antediluvianos como posteriores al gran cataclismo hasta alcanzar el año 1800 a. C. aproximadamente. Más tarde, el Génesis, tanto en su versión yahvista como sacerdotal, ofrecería el relato de Noé, cuya base estaba en aquella historia”.

-Comentarios. De nuevo, observamos que el autor declaraciones o interpretaciones personales con el evidente propósito de restar importancia de los documentos sumerios y babilónicos referente al gran Diluvio. Por ejemplo:

-Supuestas “pruebas”, al menos pruebas no identificadas por el Sr. Lara Peinado, que diluyeran las “pruebas” halladas por Leonard Woolley.

-Que el hallazgo de Woolley quedara “restringido a serias disputas entre científicos sobre cuál de aquellas evidencias era realmente la del diluvio”.

-Dice, quizá con una seguridad tal vez no completamente científica y objetiva, que “en aquellos textos se confundía mito e historia y más bien se tendía a justificar dos etapas históricas, separadas por un momento simbólico instrumentalizado mediante un diluvio”. Pues bien, el Diluvio separó definitivamente la historia humana en “dos etapas históricas”, la antediluviana y la postdiluviana, siendo aquel evento catastrófico mucho más que “un momento simbólico”, conforme a nuestra humilde apreciación no solo del relato en Génesis sino de un gran caudal de datos geológicos, hallazgos arqueológicos y cuentos del Diluvio tanto de otros pueblos antiguos del mundo como de los sumerios y babilonios. En las publicaciones de la Creation Research Society, escritas por científicos de diferentes categorías, se encuentran enormes cantidades de datos a favor de un Diluvio global.

-De todos modos, semejantes apreciaciones particulares como las del Sr. Lara Peinado no anulan el gran valor e impacto de aquellos documentos sumerios-babilónicos los cuales sirven para confirmar la fe de los que creemos en la autenticidad del relato de Génesis.

A los cuatro escritos sumerios que se refieren al Diluvio añadimos más escritos mesopotámicos nombrados por el propio escritor Federico Lara Peinado.

-La Tablilla de Nippur

-La Tabilla de Nínive

-El Fragmento Hilprecht

-El Enuma ilu awilum

-El Prisma de barro

Profecía del apóstol Pedro para los que se burlan del Diluvio

“Estos ignoran voluntariamente” que “…el mundo de entonces pereció anegado en agua…”

“…en los postreros días vendrán burladores… diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación. Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua…”

El Prisma Weld-Blundell

Data del año 2119 a. C.

Lista de reyes antediluvianos y postdiluvianos

diluvio-Prisma-Weld-Blundell

El Prisma Weld-Blundell es de arcilla, inscrito en cuneiforme en los cuatro costados en el idioma sumerio. Aproximadamente 10 centímetros de alto, contiene listas de los reyes de Sumeria, tanto antediluvianos como posteriores al gran Diluvio. Se conserva en el Museo Ashmolean, con el número de museo AN1923.444.

Más datos sobre el Prisma Weld-Blundell

Traducidos de: http://www.noahs-ark.tv/noahs-ark-flood-creation-stories-myths-sumerian-kings-list-cuneiform-tablet-kish-cush-utu-hegal-of-uruk-2119bc.htm

La Lista de Reyes original fue compuesta probablemente durante el reinado de Utu-hegal, de Uruk (2119-2112 a. C.), y la lista de reyes antediluvianos añadida después del reinado de Sin-magir (1824-1817 d. C.), de la dinastía Isin.

El Prisma Weld-Blundell (W-B 444) fue excavado en Larsa, Irak, por la expedición Weld-Blundell de 1922 d. C., y se halla en el Museo Ashmolean, Oxford, Inglaterra. Data desde 2119 a. C., o quizá de un tiempo aún anterior a esta fecha.

-Aparecen en la Lista de reyes los nombres de ciudades también mencionadas en la Biblia: Babilonia, Erech [Uruk], Akkad, Calah y Nínive.

Gilgamesh, rey de Uruk, aparece en la Lista.

-Se nombra en la Lista la ciudad de Suruppak, la que existía antes del Diluvio, siendo el lugar donde Zi-ud-sudra construyera el arca para salvarse del Diluvio, según el Cuento sumerio del diluvio, aunque el propio Zi-ud-sudra no figura en la Lista de los Reyes Sumerios.

traduccion del sumerio en cuneiforme

Traducción del sumerio en cuneiforme de la porción que menciona a Cus:

“Después de que el Diluvio hubiese barrido, y el reinado hubiese descendido del cielo, el reinado fue establecido en Cus.”

Cus fue engendrado por Cam, uno de los tres hijos de Noé. “Cus engendró a Nimrod, quien llegó a ser el primer poderoso en la tierra” (Génesis 10:1-12). En el texto del Prisma Weld-Blundell, Cus también es el nombre de un lugar donde fue establecido el primer gobierno después del Diluvio.

Manuscrito 2855

Lista de reyes y ciudades antes del diluvio en Eridu

diluvio-manuscrito-2855-400

Manuscrito 2855. En el idioma sumerio. Una tablilla de arcilla que mide 8.1 x 6.5 x 2.7 centímetros. Una sola columna de texto, de veintiséis líneas en el escrito cuneiforme. Data desde 2000-1800 antes de Cristo. Fue hallada en Babilonia.

Traducción del manuscrito

Alulim reinó como rey durante veintiocho mil ochocientos años. Elalgar reino cuarenta y tres mil doscientos años. Eridu fue abandonada. El trono del reino fue trasladado a Bad-Tibira. Ammilu’anna reinó treinta y seis mil años. Enmegalanna reinó veintiocho mil ochocientos años. Dumuzi reinó veintiocho mil ochocientos años. Bad-Tibira fue abandonada. El trono del reino fue trasladado a Larak. En-sipa-zi-anna reinó trece mil ochocientos años. Larak fue abandonada. El trono del reino fue establecido en Sippar. Meduranki reino siete mil, doscientos años. Sippar fue abandonada. El trono fue establecido en Shuruppak. Ubur-Tutu reinó treinta y seis mil años.”

 Total: ocho reyes, los que reinaron 222,600 años.

-Comentario [de la persona responsable por esta información en el sitio de Internet que la contiene]. “La lista relata los comienzos de la historia de los sumerios, y la del mundo, como los sumerios la conocían. Las ciudades ya eran sitios muy antiguos [cuando la tablilla fue hecha originalmente, entre el 2000 y 1800 a. C.], y los nombres de los reyes son nombres típicos conforme a la costumbre antigua sumeria de dar nombres. Así que, se considera que las tradiciones recopiladas sean auténticas, aunque no sea correcta la secuencia. Se considera posible que las dinastías tipo ciudad-estado pudieran haber coincidido. Se tiene por cierto, generalmente, que la lista antediluviana de reyes se refleje en Génesis 5, el que contiene una lista de los diez patriarcas desde Adán hasta Noé, cada uno alcanzando entre trescientos sesenta y cinco años de edad (Enoc) hasta novecientos sesenta y nueve años de edad (Metusalén), para un total de ocho mil quinientos setenta y cinco años. Existe la posibilidad de que los doscientos veintidós mil seiscientos años de la lista de los reyes refleje una percepción más realista del inmenso número de años entre la Creación y el Diluvio, como también de la duración de las dinastías identificadas. Eridu, la primera de las cinco ciudades mencionadas, es Uruk, en el área donde los mitos colocan el Huerto del Edén, mientras la última ciudad, Shuruppak, es la ciudad de Ziusudra, el Noé sumerio. http://www.schoyencollection.com/historySumerian.html

-Observaciones (del administrador de editoriallapaz.org). Parece que el autor de del “Comentario” superior no tomara en cuenta el que los diez patriarcas fueran coetáneos durante hasta gran parte de sus vidas largas, pues suma las edades de los diez como si no naciera el siguiente hasta que no muriera el anterior. De hecho, el relato de Génesis 5 da a entender claramente que algunos eran coetáneos durante largos años. Por ejemplo, Jared engendra a Enoc, luego vive ochocientos años más, engendrando hijos e hijas (Génesis 5:18-20, siendo, pues, contemporáneos los dos durante cuatrocientos setenta y cinco años, aunque no todo el tiempo como adultos. (Jared vive ochocientos años después de engendrar a Enoc. Este vive tan solo trescientos setenta y cinco años. Restando este número de ochocientos, el resultado es cuatrocientos setenta y cinco.)

-En cuanto a los reinados larguísimos de los reyes nombrados en el Manuscrito 2855 que data desde aproximadamente dos mil años antes de Cristo, tendremos presente que el escriba que hizo la tablilla no era inspirado por Dios y que posiblemente recogiera datos no del todo fidedignos. O que se valiera de métodos de contabilidad o de representaciones de tiempos no totalmente entendidas en el presente.

-De todos modos, lo intrigante e importante para este servidor es la correlación, en algunos aspectos, entre el Manuscrito 2855 y el libro de Génesis. Entre el Noé de Génesis y Ziusudra, el sumerio que figura en escritos sumerios sobre un gran diluvio. Y además, la mención del Huerto de Edén en aquellos escritos tan antiguos.

La naturaleza global del Diluvio bíblico

diluvio-universal-Think-550

 ¿Inundaciones locales repentinas o un diluvio global?

Jon Gary Williams

Este artículo fue publicado en la revista
Think
Focus Press. Inc.
1600 Westgate Circle, Suite 125
Brentwood, Tennessee, Estados Unidos de América 37027
615 -324 -5870; 866 -313 -6474
http://www.focuspress.org
mail@focuspress.org

Edición de agosto de 2007. Página19.

Pese a que el Diluvio de Génesis fuera uno de los eventos más dramáticos y asombrosos del mundo, pocas personas han tomado el tiempo para darle la seria atención que merece. A consecuencia, muchos que profesan creer en la Biblia encuentran difícil responder a preguntas acerca del Diluvio, lo cual, en algunos casos, da por resultado el debilitamiento de su fe en la Biblia. Sin embargo, esto no debiera pasar. Los cristianos hemos de estar preparados para dar contestaciones a los que inquieran acerca de nuestra “esperanza” (2 Pedro 3:15). Pero, esta “esperanza” que gobierna nuestra vida se mide por la confianza que tenemos en la Palabra de Dios. Mientras más grande sea la confianza en la Palabra de Dios, más grande será la esperanza que tiene el cristiano.

Al disponer uno de suficiente entendimiento de los hechos relacionados con el Diluvio, las preguntas elaboradas sobre aquel gran evento se contestan fácilmente. Una de las preguntas hechas con más frecuencia tiene que ver con el alcance del Diluvio. Se trata de la siguiente: “¿Fue realmente mundial aquel Diluvio?” Algunos ponen en tela de juicio la idea de un diluvio universal, sugiriendo que, de haber ocurrido siquiera [algún diluvio descomunal. HSA] , era solo local en su alcance. Sin embargo, no hay base para tales dudas.

PRIMERO. Claramente, la Biblia declara: “Y las aguas subieron mucho sobre la tierra; y todos los montes altos que había debajo de todos los cielos, fueron cubiertos” (Génesis 7:19). Pues, en lo que respecta al alcance mundial del Diluvio, ¡más claro no canta el gallo!

SEGUNDO. Refiriéndose el apóstol Pedro a quienes dudaban de la Segunda Venida de Cristo, él compara este gran evento al catastrófico Diluvio global, diciendo: “el mundo de entonces pereció anegado en agua” (2 Pedro 3:3-7). Sin duda alguna, Pedro entendió, por inspiración, que el Diluvio fue universal.

TERCERO. En Génesis se declara específicamente, mediante expresiones proféticas, que “toda carne en que haya espíritu de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá” (Génesis 6:17), sería destruida. Ya que sería de alcance global la muerte que vendría a consecuencia del Diluvio anunciado, se deduce lógicamente que también el Diluvio iba a ser global.

CUARTO. De haber sido meramente local el Diluvio, conforme a lo que algunos postulan, “salvar” a los animales no hubiese sido necesario. Las áreas inundadas pudieran haber sido repobladas, sin problema, de las regiones adyacentes no afectadas. Además, de haber sido solo local el Diluvio, construir el arca tampoco hubiese sido necesario. En tal caso, Noé y su familia simplemente pudieran haberse trasladado a alguna localidad fuera del alcance del Diluvio.

QUINTO. Es abundante el testimonio que provee la geología misma para un Diluvio que cubriera toda la tierra. Ejemplo de ello es que se hallan en los cuatro contornos del globo terráqueo, cantidades masivas de esqueletos y fósiles de animales, dentro de grietas gigantescas encontradas en las laderas altas de montañas, como también en otros lugares elevados. Dentro de estas grietas se encuentran animales que jamás pudieran haber escalado elevaciones tan altas, por ejemplo, elefantes y caballos. Además, estos restos son de muchas variedades distintas, siendo aun de animales que no tenían el mismo hábitat, circunstancia indicativa de que alguna poderosa fuerza sobrenatural los amontonara. La cuestión es: ¿cómo fueron recogidos tantísimos restos animales en aquellas localidades elevadas remotas?

-Una sola explicación se encuentra, a saber: ¡agua, y en grandes cantidades! Debía haber, en algún tiempo, niveles de agua que sobrepasaran la elevación de las grietas. Al escurrirse esta agua, filtrándose de nuevo en la tierra, fueron prensados en estas aberturas, con fuerza devastadora, los cuerpos de millones multiplicados de animales. Dado que este fenómeno geológico se halla en todo el mundo, es necesario concluir que un diluvio de enorme magnitud se extendió globalmente. Adicionalmente, en muchos lugares del mundo existen, en las profundidades debajo de la superficie de la tierra, gigantescos estratos de carbón. El proceso de minar los depósitos, o lechos, [(más cerca de la superficie. HSA] se conoce como “minar, removiendo la capa de tierra que cubre el depósito”. Estos depósitos son el resultado de la compactación en las hendiduras de la tierra de inmensas cantidades de vegetación, la que se convierte en carbón. La cuestión es: ¿cómo se explica la acumulación de estas vastas cantidades de vegetación? De nuevo, la contestación es: ¡agua, y en grandes cantidades! No hay otra explicación para la acumulación de increíbles cantidades inmensas de vegetación. Entrando, con gran fuerza, billones de toneladas de agua en las grietas de la tierra, también se hundieron en la tierra gigantescas islas flotantes de vegetación.

Muchas personas no quieren ni siquiera considerar por qué fue necesario un Diluvio Universal. Decididamente, existe evidencia amplia, tanto en las Escrituras como en la composición geológica de la tierra, para probar que el Diluvio fue de naturaleza global. Esta evidencia debería servir como un grave recordatorio de las consecuencias de pecar.

Escribe Jon Gary Williams .

Traduce Homero Shappley de Álamo .

 

Anuncios

¿Cuándo fueron escritos los evangelios y por quién?

Por, Matt Slick

Determinar la fecha de los evangelios es muy importante. Si se puede establecer que los evangelios fueron escritos antes del año 70 d.C., entonces, tendríamos buenas razones para creer que quienes los escribieron fueron los mismos discípulos de Jesús; así, su fiabilidad, autenticidad y exactitud serán mejor apoyadas. Además, si los evangelios hubieran sido escritos en una época más temprana, esto significaría que no habría habido suficiente tiempo para que el mito entrara en los registros de los evangelios, ya que los mismos, testimoniaban de la vida de Cristo y la razón por la que estos se escribieron. Aún más, aquellos en contra de Cristo y del naciente cristianismo, y que estaban vivos al momento de los eventos, hubieran podido argumentar los registros de los evangelios; pero como no tenemos escritos contradictorios acerca de estos, tanto la autoría temprana, como también la autoría apostólica, se volvería aún, más fundamental.

Lucas y Hechos: La destrucción del templo en el año 70 d.C.

Ninguno de los evangelios menciona la destrucción del templo judío en el año 70 d.C. Esto es significativo ya que Jesús había profetizado su destrucción: “Y a unos que hablaban de que el templo estaba adornado de hermosas piedras y ofrendas votivas, dijo: 6 En cuanto a estas cosas que veis, días vendrán en que no quedará piedra sobre piedra, que no sea destruida.” (Lucas 21:5-6, ver también Mateo 24:1; Marcos 13:1). Esta profecía fue cumplida en el año 70 d.C. cuando los romanos saquearon a Jerusalén y quemaron el templo. Al hacerlo, el oro del templo se derritió entre las paredes de piedra y los ambiciosos romanos removieron piedra por piedra estas paredes para obtener así el oro derretido. Tan claro cumplimiento de la profecía de Jesús hubiera tenido que ser registrado por los escritores de los evangelios si ellos hubieran escrito después del año 70 d.C. Además, si los evangelios fueran inventos de eventos míticos o leyendas, entonces, todo aquello usado para reafirmar las reclamaciones mesiánicas, tales como la destrucción del templo como la profetizó Jesús, seguramente habría sido incluido. Pero el hecho de que no se incluyeron, sugiere que los evangelios; por lo menos el de Mateo, Marcos y Lucas, fueron escritos antes del 70 d.C.

De igual manera, este argumento es importante cuando consideramos la fecha del Libro de los Hechos, el cual fue escrito después del evangelio de Lucas, siendo Lucas el autor de ambos. Hechos es el relato histórico de la iglesia cristiana después de la ascensión de Jesús. Este libro, tampoco menciona los eventos increíblemente significativos del año 70 d.C., los cuales hubieran sido extremadamente relevantes y proféticamente importantes y naturalmente, se hubieran tenido que incluir en este libro si estos hubieran sucedido antes de que Hechos hubiera sido escrito. Recuerde que Hechos es un libro que trata acerca de la historia temprana de la iglesia. El hecho de que la destrucción de Jerusalén y del templo –eventos significativamente importantes– no se hayan registrado, es un fuerte indicio de que Hechos fue escrito antes del 70 d.C. Si a esto le agregamos el hecho de que no incluye los registros de “la persecución por parte de Nerón a los cristianos en el año 64 d.C. o la muerte de Santiago (62 d.C.), Pablo (64 d.C.), y Pedro (65 d.C.)”1 tenemos entonces evidencias adicionales de que fue escrito mucho antes que los eventos antes mencionados y no mucho después de la ascensión de Jesús al cielo.

  • Hechos 1:1-2: “El primer registro que compuse, Teófilo, acerca de todas las cosas que Jesús empezó a hacer y a enseñar, 2 hasta el día en que fue tomado arriba, después de que había dado órdenes por el Espíritu Santo a los apóstoles a quienes Él había escogido.”

Muchos eruditos afirman que Hechos fue escrito por Lucas y que Teófilo (del griego “Dseófilos”, “amigo de Dios”), “podría haber sido el patrón de Lucas el cual financió el escrito de Lucas y Hechos.”2 Esto significa que el evangelio de Lucas fue escrito antes que Hechos (Hch 1:1).

  • El Libro de Hechos no pudo haber sido escrito antes de la señal cronológica que se encuentra en el libro—la de Festo señalado como procurador (24:27), la cual, y con base en fuentes independientes, parece haber ocurrido entre los años 55 y 50 d.C.”3
  • Es cada vez más aceptado que el Documento Q, el cual data de una época temprana, antes del 50 D.C., como el evangelio de Marcos y Hechos, escrito por Lucas, fueron escritos cuando Pablo todavía se encontraba vivo. El evangelio de Lucas es antes que Hechos (Hch 1:1). La fecha de Hechos todavía se encuentra en disputa, pero la más temprana (cerca del año 63 d.C.) está ganando aceptación.”4

Para claridad, se supone que Q es una de las fuentes documentales usadas tanto por Mateo como por Lucas para escribir sus evangelios. Si Q realmente existiera, entonces esto llevaría a los primeros escritos de las palabras y hechos de Cristo aún más en el pasado, disminuyendo así el tiempo, para que el mito hubiera entrado lentamente de manera tal, que le agregaría validez y veracidad a los registros de los evangelios. Si es verdad lo que se dice en Hechos, esto podría significar que Lucas escribió, por lo menos, antes del 63 d.C., y posiblemente antes, entre el 55 al 59, ya que Hechos es el segundo en la serie de escritos de Lucas. Esto significaría que el evangelio de Lucas fue escrito dentro de los siguientes treinta años después de la muerte de Jesús.

Mateo

La iglesia primitiva en forma unánime, sostiene que el evangelio de Mateo fue el primer evangelio escrito por el apóstol del mismo nombre (Mateo 10:2-4: “Los nombres de los doce apóstoles son estos: primero Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano; Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano; 3 Felipe, Bartolomé, Tomás, Mateo el publicano, Jacobo hijo de Alfeo, Lebeo, por sobrenombre Tadeo, 4 Simón el cananista, y Judas Iscariote, el que también le entregó”). Finalmente, la prioridad de Mateo como el primer evangelio escrito ha llegado a estar bajo sospecha con relación a Marcos, el cual, es considerado por muchos como el primer evangelio escrito. Pero el debate está lejos de terminar.

El historiador Papias menciona  que el evangelio de Mateo estaba escrito originalmente en arameo o hebreo y le atribuía su autoría a Mateo, el apóstol.5

  • Ireneo (alrededor del 180 d.C.) continuó con el punto de vista de Papias acerca de Mateo y Marcos agregando su creencia de que Lucas, el seguidor de Pablo, escribió en un libro el evangelio predicado por ese apóstol, y de que Juan, el Discípulo Amado, publicó su evangelio mientras estaba viviendo en Asia. En el tiempo de Ireneo, Hechos también fue relacionado con Lucas, el compañero de Pablo.”6

Esto podría significar que si Mateo escribió originalmente en arameo, él podría haber usado a Marcos como guía, agregando y aclarando ciertos eventos como los recordaba él. Pero esto no se sabe con certeza.

La cita más temprana que se hace de Mateo se encuentra en Ignacio, quien murió alrededor del 115 d.C. Por lo tanto, Mateo estaba en circulación mucho antes de que Ignacio apareciera en escena. Las fechas, tan ampliamente variadas, sostienen como posible tiempo de los escritos de los evangelios los años del 40 al 140 d.C.  Pero Ignacio murió alrededor del 115 d.C. y él había citado a Mateo; por lo tanto, Mateo tuvo que haber sido escrito antes de que Ignacio muriera. Aun así, generalmente se cree que Mateo fue escrito antes del año 70 d.C. y tan temprano como el 50 d.C.

Marcos

Marcos no fue testigo ocular de los eventos de la vida de Jesús. Él, fue discípulo de Pedro e indudablemente fue Pedro quien le informó a Marcos de la vida de Cristo y le guió al escribir el evangelio conocido con su nombre.

  • Papias reclamaba que Marcos el Evangelista, el cual nunca había escuchado hablar de Cristo, fuera el intérprete de Pedro, y que él cuidadosamente llevó un registro de todas las cosas que recordaba de la predicación de Pedro.”7

Generalmente se dice que Marcos fue el evangelio más temprano con una autoría del mismo entre los años 55 al 70 d.C.

Lucas

Lucas no fue testigo ocular de la vida de Cristo; él fue compañero de Pablo quien a su vez, tampoco fue testigo de la vida de cristo. Sin embargo, ambos tuvieron una gran oportunidad de conocer a los discípulos que sí conocieron a Cristo y aprendieron, no solo de ellos, sino también de otros en el área. Algunos podrían considerar esta situación como dañina en cuanto a la validez del evangelio, pero es todo lo contrario. Lucas fue un gentil convertido a Cristo el cual, estaba interesado en los hechos y debido a esto, habría, obviamente, entrevistado a los testigos oculares y escrito el registro del Evangelio, así como también, el de Hechos.

  • Hechos 1:1-13: “En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, 2 hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; 3 a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.”

Note como habla Lucas: “a los apóstoles”, “a quienes”, “apareciéndoseles”; o sea, aquellos que habían tenido encuentros personales con Cristo. Lucas está simplemente narrando los eventos contados por los discípulos. Debido a que Lucas está de acuerdo con Mateo, Marcos y Juan y debido también a que no existe información contradictoria dada por los discípulos con relación a que Lucas no fuera veraz, y el hecho de que Lucas había demostrado ser un historiador muy veraz, podemos entonces concluir que el registro de Lucas es muy exacto.

En cuanto a la fecha del evangelio, Lucas fue escrito antes que el Libro de Hechos y éste, no menciona “la persecución de los cristianos por parte de Nerón en el 64 d.C., o las muertes de Santiago (62 d.C.), Pablo (64 d.C.), y Pedro (65 d.C.).”8

Por lo tanto, podemos concluir que Lucas fue escrito antes del 62 d.C.

  • “El evangelio de Lucas va antes que el Libro de los Hechos (Hch 1:1). La fecha de Hechos está todavía en discusión, pero la fecha temprana (alrededor del 63 d.C.) está ganando apoyo constantemente.”9

Juan

El escritor del evangelio de Juan fue obviamente un testigo ocular de los eventos de la vida de Cristo, ya que él habla desde la perspectiva de haber estado presente durante muchos de los eventos sucedidos en el ministerio de Cristo y demuestra un buen conocimiento de la geografía y costumbres de Israel.

El fragmento del papiro 52 de John Rylands encontrado en Egipto acerca del evangelio de Juan y fechado en el año 125-135 contiene porciones de Juan 18, versículos 31-33. 37-38. Es el último de los evangelios y parece haber sido escrito entre los años 80 y 89. Muchos eruditos dicen que éste fue escrito al inicio del 90. Esto significa que el lapso de tiempo entre el escrito original de Juan y su copia más temprana (fragmento) es de aproximadamente de 35 a 45 años.

Es importante hacer notar la falta de mención de la destrucción del templo judío en el 70 d.C., pero esto es entendible ya que Juan no se estaba enfocando en eventos históricos y escribió el evangelio tal vez unos 20 años antes de la destrucción del templo. Juan se enfocó en el aspecto teológico de la persona de Cristo y enumeró Sus milagros y palabras que afirman la deidad de Cristo.

Aunque todavía existen algunos debates acerca de las fechas de cuándo los evangelios fueron escritos, estos, muy seguramente fueron terminados antes de que finalizara el primer siglo y fueron escritos por testigos oculares o bajo la dirección de testigos oculares.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1.McDowell, Josh, “Una Defensa Lista” (“A Ready Defense“) Thomas Nelson Publishers; Nashville, Tennesse., 1993, pág. 80.
  • 2.Walvoord, John F., y Zuck, Roy B., “Comentario del Conocimiento de la Biblia” (“The Bible Knowledge Commentary“), Wheaton, Illinois: Scripture Press Publications, Inc. 1983, 1985.
  • 3.Mays, James Luther, Ph.D., Editor, “Comentario Bíblico Harper” (“Harper’s Bible Commentary“), Nueva York: Harper y Row, Publishers, Inc. 1988.
  • 4.Robertson, A.T., “Una Armonía de los Evangelios” (“A Harmony of the Gospels“), Harper & Row; Nueva York 1950. páginas 255-256.
  • 5.Douglas, J. D., Comfort, Philip W. & Mitchell, Donald, Editors, “Quién es Quien en la Historia Cristiana” (“Who’s Who in Christian History“), Wheaton, Illinois: Tyndale House Publishers, Inc.; 1992.
  • 6.Achtemeier, Paul J., Th.D., “Comentario Bíblico Harper” (“Harper’s Bible Dictionary“), San Francisco: Harper y Row, Publishers, Inc. 1985.
  • 7.Douglas, Comfort, and Mitchell, 1992.
  • 8.McDowell, Josh, “Una Defensa Lista” (“A Ready Defense“), Thomas Nelson Publishers; Nashville, Tennesse, 1993, pág. 80.
  • 9.Robertson, A.T., “Una Armonía de los Evangelios” (“A Harmony of the Gospels“), Harper & Row; Nueva York, 1950. páginas 255-256.

Arqueología: Su evidencia confirma las ciudades Bíblicas

 

Existe muy poca duda en la mente de uno acerca de la realidad de las muchas ciudades mencionadas tanto en el Antiguo como en el Nuevo testamento. Por lo tanto, es apenas necesario documentar la existencia de estas. Sin embargo, seguidamente hay una lista de algunas de las ciudades mencionadas en la Biblia que han sido encontradas por arqueólogos al llevar a cabo excavaciones. Esto es simplemente evidencia adicional de que la Biblia describe localizaciones reales que pueden ser verificadas. Esto significa que por lo menos, la Biblia refleja con bastante precisión las locaciones y ciudades en tiempos antiguos.

Recuerde que esta es sólo una lista parcial. Existen cientos de ciudades bíblicas que han sido verificadas en excavaciones arqueológicas.

  1. Arad
    1. Números 21:1: “Cuando el Cananeo, el rey de Arad, que habitaba en el Neguev, oyó que venía Israel por el camino de Atarim, peleó contra Israel, y tomó de él prisioneros.”
    2. Números 33:40: “Y el cananeo, rey de Arad, que habitaba en el Neguev en la tierra de Canaán, oyó que habían venido los hijos de Israel.”
      1. Arad, 30 kilómetros al Noreste de Beer-Seba, excavada desde 1962 a 1974 por Y. Aharoni y R.B. Amiran.1
      2. El sitio consiste de un montículo más elevado o acrópolis, donde las excavaciones han revelado una Era de Hierro (posterior al siglo 13º A.C.)”.2
      3. Los restos de un templo Hebreo fueron desenterrados en Arad.”3
  2. Bet-El
    1. Amós 7:12-13: “Y Amasías dijo a Amós: Vidente, vete, huye a tierra de Judá, y come allá tu pan y profetiza allá;13 y no profetices en Bet-el, porque es santuario del rey, y capital del reino.”
      1. W. F. Albright hizo una excavación de prueba en Bet-El en 1927. Posteriormente llevó a cabo una excavación completa en 1934. Ese año, su asistente, J. L. Kelso, continuó la excavación en 1954, 1957, y 1960.” 4
  3. Capernaúm
    1. Mateo 17:24: “Cuando llegaron a Capernaúm, vinieron a Pedro los que cobraban las dos dracmas, y le dijeron: ¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas de impuestos?
      1. Identificada como Tell Hum desde 1856, Capernaúm ha sido excavada esporádicamente por los últimos 130 años.5
  4. Corazín
    1. Mateo 11:21: “¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en vosotras, tiempo ha que se hubieran arrepentido en cilicio y en ceniza.”
      1. Las excavaciones del ahora pueblo desierto indican que una vez estuvo cubierto en un área de doce acres y construida en una serie de terrazas con el basalto, la piedra local en esta región montañosa.6
  5. Dan
    1. Jueces 18:29: “Y llamaron el nombre de aquella ciudad Dan, conforme al nombre de Dan su padre, hijo de Israel; bien que antes se llamaba la ciudad Lais.”
      1. La excavación de Dan empezó en 1966 bajo la dirección de Avraham Biran.7
      2. Llamada inicialmente Lais, esta es mencionada en los textos de proscripción en el siglo 18 A.C., las tabletas de arcilla Mari y los registros del faraón Egipcio Tutmosis III. Esta es identificada con Tel Dan (Montículo de Dan) también conocida como Tell el-Qadi que cubre casi 50 acres en el centro de un valle fértil cerca de uno de los manantiales principales que alimenta el Río Jordán…Tel Dan ha sido excavada por A. Biran desde 1966. La ocupación más temprana, probablemente la extensión completa del montículo, se remonta a mediados del tercer milenio A.C.8
  6. Éfeso
    1. Efesios 1:1: “Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, a los santos y fieles que están en Efeso:”
      1. En el siglo 20, arqueólogos Austríacos excavaron los 24.000 asientos de un teatro y el ágora (lugar de reunión) comercial, también como muchos otros edificios públicos y calles de los primero y segundo siglos D.C. Aquí los visitantes modernos pueden tener una impresión de la ciudad tal y como fue conocida por Pablo.9
  7. Gaza
    1. Hechos 8:26: “Un ángel del Señor habló a Felipe diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto.”
      1. Gaza fue excavada por W.J. Phythian en 1922.10
  8. Gezer
    1. Josué 16:10: “Pero no arrojaron al cananeo que habitaba en Gezer…”
      1. R. A. S. MacAlister “dirigió la Fundación Exploración de Palestina por muchos años y condujo amplías excavaciones en Gezer (1902-1909).11
  9. Hazor
    1. Josué 11:1: “Cuando oyó esto Jabín rey de Hazor, envió mensaje a Jobab rey de Madón, al rey de Simrón, al rey de Acsaf,”
    2. Jeremías 49:28: “Acerca de Cedar y de los reinos de Hazor, los cuales asotó Nabucodonosor rey de Babilonia. Así ha dicho Jehová: Levantaos, subid contra Cedar, y destruid a los hijos del oriente.”
      1. Esta gran ciudad Cananea e Israelita en la parte superio de Galilea fue excavada bajo la dirección de Yigael Yadin desde 1955 hasta 1958 y desde 1968 hasta 1970.12
  10. Hesbón
    1. Josué 12:2: “Sehón rey de los amorreos, que habitaba en Hesbón, y señoreaba desde Aroer, que está a la ribera del arroyo de Arnón,…”
      1. Las excavaciones se llevaron a cabo por la Universidad Andrews desde 1968 hasta 1976.13
  11. Jericó
    1. Números 22:1: “Partieron los hijos de Israel, y acamparon en los campos de Moab junto al Jordán, frente a Jericó.”
      1. Jericó era la ciudad más vieja habitada y fortificada que alguna vez se haya excavado.14
      2. La ciudad en tiempos del Antiguo Testamento está representada hoy por un montículo de 210 metros de altura y con un área de 10 acres… La antigua ciudad fue excavada por C. Warren (1867), E. Sellin y C. Watzinger (1907-1909).15
      3. La primera excavación científica (1907-1909) fue llevada allá por Sellin y Watzinger (Jericó, 1913).16
  12. Jope
    1. Hechos 9:38: “Y como Lida estaba cerca de Jope, los discípulos, oyendo que Pedro estaba allí, le enviaron dos hombres, a rogarle: No tardes en venir a nosotros.”
      1. Durante las excavaciones del sitio de la antigua Jope, una puerta de una ciudadela del siglo 13 A.C. fue descubierta…17
  13. Nínive
    1. 2º  Reyes 19:36: “Entonces Senaquerib rey de Asiria se fue, y volvió a Nínive, donde se quedó.”
    2. Jonás 1:1-2: “Vino palabra de Jehová a Jonás hijo de Amitai, diciendo: 2 Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella, porque ha subido su maldad delante de mí.”
      1. Excavada por Austen H. Layard desde 1845 hasta 1857.18
  14. Siquem
    1. Génesis 12:6: “Y pasó Abram por aquella tierra hasta el lugar de Siquem, hasta el encino de More; y el cananeo estaba entonces en la tierra.”
    2. Génesis 33:18: “Después Jacob llegó sano y salvo a la ciudad de Siquem, que está en la tierra de Canaán, cuando venía de Padan-aram; y acampó delante de la ciudad.”
      1. En Siquem se llevaron a cabo excavaciones, primeramente por las expediciones Austriaco-Alemanes en 1913 y 1914, y otra vez desde 1926 hasta 1934, bajo las órdenes de muchos directores, y después por una expedición Americana desde 1956 hasta 1972… La excavación del área sagrada reveló el patio de un santuario y un tardío templo-fortaleza dedicado a El-berith, ‘el dios del pacto.‘ Este templo, el cual fue destruido por Abimelec, el hijo del juez Gedeón (Jueces 9) nos ha suministrado una fecha del período de los jueces.19
      2. Más recientemente una estructura, identificada como un altar Israelita ha sido excavado en la pendiente noroeste del Monte Ebal. Fechado entre los siglos 13 al 12 A.C., se considera que es del tiempo de Josué y el altar sugiere la posibilidad de que este puede haber sido construido por Josué el cual se encuentra descrito en Deuteronomio 27, 28“.20
  15. Susa
    1. Nehemías 1:1: “Palabras de Nehemías hijo de Hacalías. Aconteció en el mes de Quisleu, en el año veinte, estando yo en Susa, capital del reino.”
    2. Ester 1:2: “que en aquellos días, cuando fue afirmado el rey Asuero sobre el trono de su reino, el cual estaba en Susa capital del reino,”
      1. Las excavaciones estuvieron dirgidas por Marcel Dieulafoy desde 1884 hasta 1886.21

 

Este artículo también está disponible en: Inglés, 中文

  • 1.Diccionario Nuevo de la Biblia“, (“The New Bible Dictiionary“), Wheaton, Illinois: Tyndale House Publishers, Inc.; 1962.
  • 2.Achtemeier, Paul J., Th.D., “Diccionario Harper de la Biblia“, (“Harper’s Bible Dictionary“), San Francisco: Harper y Row, Publishers, Inc. 1985.
  • 3.Horn, Siegfried H., “Arqueología Bíblica: una Generación de Descubrimiento“, (“Biblical Archaeology: a Generation of Discovery“), Universidad Andrews, Berrien Springs, Michigan; 1985. páginas 45-46.
  • 4.Achtemeier, Paul J., Th.D., “Diccionario Harper de la Biblia“, (“Harper’s Bible Dictionary“), San Francisco: Harper y Row, Publishers, Inc. 1985.
  • 5.Ibid.
  • 6.Ibid.
  • 7.Horn, Siegfried H., “Arqueología Bíblica: Una Generación de Descubrimiento“, (“Biblical Archaeology: a Generation of Discovery“), Universidad Andrews, Berrien Springs, Michigan; 1985. página 42.
  • 8.Achtemeier, Paul J., Th. D., “Diccionario Harper de la Biblia“, (“Harper’s Bible Dictionary“), San Francisco: Harper y Row, Publishers, Inc. 1985.
  • 9.Ibid.
  • 10.Ibid.
  • 11.Douglas, J. D., Comfort, Philip W. & Mitchell, Donald, Editors, “Quién es Quién es la Historia Cristiana”, (“Who’s Who in Christian History”), Wheaton, Illinois: Tyndale House Publishers, Inc. 1992.
  • 12.Horn, Siedfried H., “Arqueología Bíblica: una Generación de Descubrimiento”, (“Archaeology: a Generation of Discovery”), Universidad Andrews, Berrien Springs, Michigan; 1985, página 40.
  • 13.Achtemeier, Paul J., Th. D., “Diccionario Harper de la Biblia”, (“Harper’s Bible Dictionary”), San Francisco: Harper y Row, Publishers, Inc. 1985.
  • 14.Horn, Siedfried H., “Arqueología Bíblica: una Generación de Descubrimiento”, (“Archaeology: a Generation of Discovery”), Universidad Andrews, Berrien Springs, Michigan; 1985, página 37.
  • 15.Achtemeier, Paul J., Th. D., “Diccionario Harper de la Biblia”, (“Harper’s Bible Dictionary”), San Francisco: Harper y Row, Publishers, Inc. 1985.
  • 16.“Diccionario Nuevo de la Biblia”, (“The New Bible Dictionary”) Wheaton, Illinois: Tyndale House Publishers, Inc. 1962.
  • 17.Achtemeier, Paul J., Th. D., “Diccionario Harper de la Biblia”, (“Harper’s Bible Dictionary”), San Francisco: Harper y Row, Publishers, Inc. 1985.
  • 18.Douglas, J. D., Comfort, Philip W. & Mitchell, Donald, Editores, “Quién es Quién es la Historia Cristiana”, (“Who’s Who in Christian History”), Wheaton, Illinois: Tyndale House Publishers, Inc. 1992.
  • 19.Horn, Siegfried H., “Arqueología Bíblica: Una Generación de Descubrimiento”, (“Biblical Archaeology: a Generation of Discovery”), Universidad Andrews, Berrien Springs, Michigan; 1985; página 40.
  • 20.Ibid.
  • 21.Douglas, J. D.,  Comfort, Philip W. & Mitchell, Donald, Editores, “Quién es Quién es la Historia Cristiana”, (“Who’s Who in Christian History”), Wheaton, Illinois: Tyndale House Publishers, Inc. 1992.

 

PRUEBAS DE LA INSPIACION DE LA BIBLIA: Registros no biblicos de eventos y personas

Imagen

Registros No Bíblicos de eventos y/o personas del Nuevo Testamento

Por Matt Slick

A continuación hay una lista de referencias extra bíblicas; o sea, no contenidas en la Biblia; acerca de eventos, lugares, etc. La lista no es exhaustiva, pero es muy representativa en cuanto a lo que hay disponible:

  1. Flavio Josefo, un historiador Judío, menciona a Juan el Bautista y a Herodes – Antigüedades, Libro 18, Capítulo 5, párrafo 2. (37?-101? D.C.)
    1. “Ahora, algunos de los Judíos piensan que la destrucción del ejército de Herodes vino de Dios, y que es muy justo, como un castigo de lo que él hizo contra Juan, el que fue llamado el Bautista: porque Herodes lo asesinó, el cual era un buen hombre, y le ordenaba a los Judíos que ejercitaran la virtud, tanto en la justicia hacia los demás y la piedad hacia Dios, para ser bautizados, ya que el lavamiento [con agua] sería aceptable para él, si ellos hacían uso de este, no para alejar [o hacer remisión] de algunos pecados [solamente], sino para la purificación del cuerpo; suponiendo todavía que el alma fuera purificada completamente de antemano por justicia.”
    2. Nota: Existe una disputa acerca de la veracidad de los registros de Josefo. Sin embargo, no hay una razón textual o de los mismos manuscritos para dudar de estos, ya que los manuscritos Griegos existentes están de acuerdo con los textos en cuestión; a saber, las citaciones mostradas en esta página. Sin embargo, la razón por la cual las citaciones se encuentran en duda es debido al texto en cursiva en las varias citaciones; estas parecen estar algo a favor con relación a Cristo. Parece también que los escritos de Josefo fueron transmitidos a nosotros a través de la Comunidad Cristiana.
  2. Flavio Josefo menciona a Jesús – Antigüedades, Libro 18, Capítulo 3, párrafo 3. (37?-101? D.C.)
    1. Ahora en este tiempo hubo un hombre sabio, Jesús, si es legal llamarlo a él hombre; ya que fue un hacedor de obras maravillosas, un maestro de tales hombres los cuales reciben la verdad con placer. Él atrajo la atención tanto de muchos de los Judíos como de muchos de los Gentiles. Él fue [el] Cristo. Y cuando Pilatos, debido a la sugerencia de los hombres principales entre nosotros, lo condenaron a él a la cruz, (9) aquellos que lo amaban al principio lo abandonaron; pero él se les apareció vivo otra vez a ellos al tercer día; (10) así como los profetas divinos habían predicho estas y miles otras cosas maravillosas relacionadas con él. Y la tribu de los Cristianos, tan nombrada debido a él, hoy, no se encuentra extinta.
      1. Existe un debate entre los eruditos con relación a la autenticidad de esta cita debido a que es tan favorable a Jesús. Para un examen acerca de esto por favor vea Con relación a las citas del historiador Josefo acerca de Jesús.
  3. Flavio Josefo menciona a Santiago, el hermano de Jesús – Antigüedades, Libro 20, Capítulo 19. (37?-101? D.C.)
    1. “Festo no había muerto y Albino estaba, pero sobre el camino; así que él reunió al sanedrín de jueces, y trajo delante de ellos al hermano de Jesús, el cual era llamado Jesús, y cuyo nombre era Santiago, y algunos otros [o algunos de sus compañeros]; y cuando había levantando una acusación contra ellos como violadores de la ley, los entregó para que fueran muertos a piedra: pero en cuanto a aquellos que parecían ser los ciudadanos más equitativos y también los más inquietos debido al rompimiento de la ley, disgustaron en cuanto a lo que había sido hecho.”
  4. Flavio Josefo menciona a Ananías el Sumo Sacerdote el cual fue mencionado en Hechos 23:2. (37?-101? D.C.)
    1. Ahora, tan pronto como Albino llegó a la ciudad de Jerusalén, él usó todos sus esfuerzos cuidando de que el país pudiera ser mantenido en paz por medio de la destrucción de los Zelotes (o insurgentes Sicarii). Pero en cuanto al sumo sacerdote Ananías (25) aumentaba su gloria cada día y esto a un alto grado, habiendo obtenido el favor y estima de los ciudadanos de una forma significativa; para levantarse como un gran acaparador de dinero.
    2. “Y el sumo sacerdote Ananías le ordenó a aquellos de pie detrás de él que lo golpearán a él [a Pablo] en la boca.”
  5. Tácito menciona a “Cristo” el cual es Jesús – Anales(Alrededor del 55-117 D.C. Historiador Romano)
    1. “Consecuentemente, para deshacerse del reporte, Nerón fijó la culpa y ocasionó las más exquisitas torturas sobre una clase odiada por sus abominaciones llamados Cristianos por el populacho y de Cristo, de quien tiene origen este nombre. Estos cristianos sufrieron la penalidad extrema durante el reinado de Tiberio en manos de uno de nuestros procuradores, Poncio Pilatos, y una superstición muy dañosa, comprobada así por el momento, estalló otra vez no solo en Judea, la primera fuente de la maldad, sino aún en Roma, donde todas las cosas horribles y vergonzosas de cada parte del mundo encuentra su centro y se convierte popular.” Referencia: http://classics.mit.edu/Tacitus/annals.mb.txt
  6. Talo (alrededor del 52 D.C.); eclipse de sol. Talo escribió una historia acerca del mundo Oriental Mediterráneo comprendida desde la Guerra Troyana hasta su propia época. Sus escritos se encuentran solo como citaciones de otros escritores. Julius Africano quien escribió cerca del 221 D.C. mencionó un eclipse de sol registrado por Talo.
    1. “Allí en el mundo entero la oscuridad más tenebrosa fue impuesta; y las rocas fueron desgarradas por un terremoto, y muchos lugares en Judea y otros distritos fueron echados abajo. Esta oscuridad Talo, en el tercer libro de su “Historia“, (“History“) es llamada, como me parece a mi sin razón, un eclipse del sol.”
      1. ¿Es esta una referencia al eclipse sucedido al momento de la muerte de Cristo en la cruz? Lucas 23:44-45: ““Y ahora era como la hora sexta, y la oscuridad cayó sobre toda la tierra hasta la hora novena, 45el sol empezó a oscurecerse; y el velo del templo se rajó en dos.”
      2. La singularidad en la crucifixión de Cristo es que ocurrió en la Pascua la cual era en luna llena. No es posible que un eclipse solar ocurra cuando hay luna llena. Note que Julius Africano llega a la conclusión de que la mención del eclipse por parte de Talo estaba describiendo el sucedido en la crucifixión de Cristo. Puede ser que éste no sucedió.
      3. Julius Africano, “Escritos Existentes“, (“Extant Writings“) XVIII, en los “Padres Antes de Nicea“, (“Ante Nicene Fathers“) editado por Alexander Roberts y James Donaldson (Gran Rapids: Eerdmans, 1973), volumen VI, página 130, como se encuentra citado en “El Jesús Histórico: Evidencia Antigua de la Vida de Cristo“, (“The Historical Jesus: Ancient Evidence for the Life of Christ“) de Habermas, Gary R., (Joplin, MO: College Press Publishing Company) 1996.
  7. Plinio el Joven mencionó a Cristo. Plinio fue gobernador de Bitinia en Asia Menor. Plinio escribió diez libros. El décimo fue alrededor del 112 D.C.
    1. “Ellos (los Cristianos) tenían la costumbre de reunirse en cierto día establecido antes de que fuera de día, cuando cantaban en versos alternos un himno a Cristo, como a un dios, y unidos ellos mismos por un juramento solemne, no ante cualquier hecho malo, para no cometer nunca fraude, robo o adulterio, nunca para falsificar la palabra de ellos, ni negar una verdad cuando tenían que ser llamados para entregarla; después de lo cual era la costumbre de ellos separarse, y se volvían a juntar luego para participar del alimento, alimento de una clase ordinaria e inocente.”
      1. Plinio, “Cartas“, (“Letters“) por William Melmoth, revisado por W.M.L. Hutchinson (Cambrigde Harvard Univ. Press, 1935), Volumen II, X: 96 como se encuentra  citado en Habermas, Gary R., “El Jesús Histórico: Evidencia Antigua de la Vida de Cristo“, (“The Historical Jesus: Ancient Evidence for the Life of Christ“), Joplin, MO: College Press Publishing Company. 1996.
  8. El Talmud
    1. “En la víspera de la Pascua Yeshua [ יֵשׁוּעַ ]fue colgado. Por cuarenta días antes de que la ejecución se llevara a cabo, un heraldo se adelantó y gritó: “Él irá adelante para ser apedreado ya que él ha practicado brujería y sedujo a Israel a la apostasía. Cualquiera que pueda decir algo en su favor, permítanle que venga adelante y declare en su favor.” Pero debido a que nada fue traído para interceder a su favor, él fue colgado en la víspera de la Pascua”.
      1. Gálatas 3:13: “Cristo nos ha redimido de la maldición de la ley, siendo hecho maldición por nosotros: como está escrito, Maldito es todo aquel que es colgado en un madero.”
      2. Lucas 22:1: “Estaba cerca la fiesta de los panes sin levadura, la cual es llamada la Pascua. 2Y el jefe de los sacerdotes y los escribas estaban buscando como ellos podrían mandarlo a Él a la muerte; pero estaban temerosos de la gente.”
      3. Esta cita fue tomada de la lectura en el “Talmud de Babilonia“, (“The Babylonian Talmud“) traducida por I. Epstein (Londres: Soncino, 1935), volumen III, “Sanedrín” (“Sanhedrin“) 43ª, página 281 como se encuentra citado en Habermas, Gary R., “El Jesús Histórico: Evidencia Antigua de la Vida de Cristo“, (“The Historical Jesus: Ancient Evidence for the Life of Christ“), Joplin, MO: College Press Publishing Company. 1996.
  9. Lucian menciona a Jesús (alrededor del 120-después del 180)- Escritor y retórico Griego
    1. “Ustedes saben, los Cristianos, adoran a un hombre hasta este día—el distinguido personaje el cual introdujo sus nuevos ritos y fue crucificado de acuerdo con ese informe…Usted ve, estas criaturas equivocadas empiezan con la convicción general de que ellos son inmortales por todos los tiempos, lo cual explica el desprecio de morir y su devoción voluntaria las cuales son tan comunes entre ellos; y entonces, fueron convencidos por su legislador original de que todos son hermanos desde el momento en que ellos se convierten, niegan los dioses de Grecia, adoran al sabio crucificado y viven bajo sus leyes. Todo esto lo llevan a cabo en fe, con el resultado de que ellos menosprecian igualmente todos los bienes mundanos, considerándolos como de común propiedad.”
      1. Lucian, “La Muerte del Peregrino” (“The Death of Peregrine“), 11–13, en “Las Obras de Lucian de Samosata“, (“The Works of Lucian of Samosata“) traducido by H.W. Fowler y F.G. Fowler, 4 vólumenes. (Oxford: Clarendon, 1949), volumen 4, como se encuentra citado en Habermas, Gary R., “El Jesús Histórico: Evidencia Antigua de la Vida de Cristo“, (“The Historical Jesus: Ancient Evidence for the Life of Christ“), Joplin, MO: College Press Publishing Company. 1996.
      2. Aún cuando Lucian se opuso a la Cristiandad, él reconoce a Jesús, de que fue crucificado, de que los Cristianos lo adoran a él, y de que todo esto fue hecho por fe.

________________
Fuentes

  • McDowell, Josh, Evidencia que Demanda un Veredicto, San Bernardino, CA, Here’s Life Publishers, Inc., 1979.
  • Habermas, Gary R., El Jesús Histórico: Evidencia Antigua de la Vida de Cristo, (Joplin, MO: College Press Publishing Company) 1996.

¿Ha Descubierto la Nasa el “Día Perdido” de Josué?

¿Ha Descubierto la Nasa el “Día Perdido” de Josué?
por Bert Thompson, Ph.D.P.
En el décimo capítulo del libro de Josué en el Antiguo Testamento, se registra que el Sol “se detuvo”. A menudo circula la historia de que los científicos de la NASA, usando computadoras para calcular las órbitas de la Tierra y el Sol, descubrieron que había un “día perdido”. La historia continúa narrando que, en un examen adicional estos científicos usaron sus computadoras para encontrar este día perdido, probando que el registro bíblico es fidedigno. ¿Es esta historia verdadera?
R.
De tiempo en tiempo aparecen algunas historias como la descrita anteriormente—en boletines de congregaciones y publicaciones religiosas o incluso en el Internet—como factuales y verdaderas. Sin duda aquellos que propagan tal información tienen buenas intenciones, y tienen como su meta final la defensa de la Biblia en contra de las hondas y flechas de la infidelidad. Sin embargo, la historia no es verdadera. La investigación revela los siguientes detalles.
Muchas historias similares han estado rodeándonos por más de medio siglo. En su libro de 1936, The Harmony of Science and Scripture (La Armonía de la Ciencia y la Escritura), Harry Rimmer dedicó el último capítulo completo a la “Ciencia Moderna y el Día Largo de Josué”. En su tratado, Rimmer relató la historia bíblica de cómo Dios hizo que el Sol se detuviese (Josué 10), y luego hizo el siguiente enunciado acerca de este milagro: “El testimonio final de la ciencia es que tal día dejó su registro para todos los tiempos. Mientras que el tiempo permanezca, el registro de este día debe permanecer. El hecho es atestiguado por hombres eminentes de ciencia, dos de los cuales cito aquí” (1936, p. 280). El Dr. Rimmer luego mencionó a dos científicos—el señor Edwin Ball, un astrónomo británico, y Charles A.L. Totten, un profesor de la Universidad de Yale. Él dio crédito a Ball como siendo el primero en notar que “veinte horas del tiempo solar estaban perdidas”. Rimmer luego hizo las preguntas: “¿Dónde se fueron, cuál fue la causa de este lapso extraño, y cómo pasó?” (p. 280). En el siguiente párrafo, escribió: “Sin embargo, existe un lugar donde la respuesta es encontrada. Y este lugar es autenticado por un científico de estatus. Existe un libro por el Catedrático C.A. Totten de la Universidad de Yale, escrito en 1890, el cual establece el caso sin lugar a dudas” (p. 281). Rimmer luego ofreció lo que el llamó un “resumen” del libro de Totten en el cual, él dijo, puede ser encontrada la información que prueba exactamente cómo el “día perdido” ha sido descubierto. Rimmer incluso dio el día y mes exacto en el cual la batalla de Josué tomó lugar—martes 22 de julio (p. 266).
Antes de responder a la pregunta acerca del supuesto descubrimiento de los científicos de la NASA del “día perdido” de Josué, déjeme hacer varias observaciones acerca de esta versión antigua (de la cual la versión reciente obviamente ha sido modelada—con adorno considerable). Primero, Rimmer declaró específicamente que él tenía el propósito de “citar de” Ball y Totten, aunque ninguno de los enunciados que él ofreció fue colocado en comillas. Segundo, el libro de 1890 que Totten escribió (Joshua’s Long Day and the Dial of Ahaz—El Día Largo de Josué y el Reloj de Acaz) nunca fue nombrado por Rimmer, lo cual parece un poco extraño considerando que Rimmer dedicó un capítulo completo a este tema en su propio libro. Tercero, ninguna referencia bibliográfica fue provista por Rimmer de las obras de Ball o Totten—otra vez, muy inusual, en vista de cómo Rimmer basó su argumento completo en la validez de sus casos respectivos. Cuarto, otros numerosos escritores han hecho grandes esfuerzos para determinar la validez de las reclamaciones de Rimmer, también como aquellas de Ball y Totten, pero sin ningún éxito. Por ejemplo, Bernard Ramm, en The Christian View of Science and Scripture (El Punto de Vista Cristiano de la Ciencia y la Escritura), trató el punto de vista de Rimmer y su referencia a Totten. Ramm formuló su propia conclusión concerniente a la documentación ofrecida por Rimmer, Totten y Ball en una terminología bien-escogida. Él observó: “Esto no he sido capaz de verificar a mi propia satisfacción… El Dr. Kulp ha tratado de chequear esta teoría en Yale [la organización de Totten—BT] y en Inglaterra [el hogar del señor Edwin Ball—BT] y no ha encontrado nada para verificarlo” (1954, pp. 109,117).
Sin duda el mismo Rimmer creía que la historia era verdadera. Pero la documentación que debería haber provisto la prueba estaba seriamente y obviamente ausente. El hecho de cómo estas historias se originan es mucho más difícil de averiguar que el hecho de cómo estas se divulgan. Cuando una historia ha sido “corroborada” con lo que parecen ser nombres creíbles y hechos relevantes, la gente a menudo no se molesta en investigarla adicionalmente. Una vez que es aceptada, esta es entonces usada en lo que el creyente en la Biblia ve como una defensa razonable de la Palabra de Dios. De toda la evidencia ahora disponible, la historia de Ball, Totten y Rimmer simplemente no es verdadera y no debería ser usada en la defensa de la Biblia como la Palabra de Dios.
Lo mismo puede decirse acerca de la versión del tiempo-moderno de la historia. Otra vez, se necesita algún trasfondo histórico. Cuando el relato, como contado por el Dr. Rimmer, fue primero publicado, este causó aparentemente mucho entusiasmo y fue aceptado no críticamente por aquellos que estaban ansiosos de mostrar cómo la ciencia “probaba” que la Biblia era verdadera. Después que el entusiasmo inicial amainó, la historia fue olvidada, o pasada por alto, y finalmente relegada a los montones de reliquias históricas. No obstante, su estadía allí fue breve. Alguien (hasta este día, nadie sabe quién) redescubrió la historia, la “desempolvó”, le dio algo de adorno (sin duda para hacerla más atractiva para la mente científica moderna), proveyó nombres (de individuos, compañías y ciudades) y luego, para que no falte algo, incluyó una referencia a una agencia popular del gobierno que fue, y es, objeto de interés público (la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio—NASA). Con esta “nueva versión” de la historia ahora completa, ésta llegó a tener una credibilidad inherente que pocos pensaron poner en duda o cuestionar.
La versión moderna de la historia sugiere que los científicos de la NASA del Centro Espacial de Vuelo de Goddard en Greenbelt, Maryland, estuvieron usando computadoras sofisticadas para trazar las posiciones del Sol, la Luna y otros planetas 100, y 1000, años en el futuro para calcular las trayectorias espaciales. Repentinamente las computadoras pararon. Como resultado, las computadoras habían descubierto un “día perdido” en el tiempo. Los técnicos no supieron cómo arreglar el problema. Pero uno de los científicos presentes había asistido a la escuela dominical cuando era niño, y recordó una historia en la cual Dios hizo que el Sol se parara por alrededor de un día. Cuando él sugirió esto como una posible solución, los otros científicos le ridiculizaron. Sin embargo, el científico abrió la Biblia en Josué 10 y leyó la historia. El técnico entonces introdujo la nueva información en las computadoras (teniendo en cuenta cuidadosamente el “día perdido” de Josué), y las máquinas una vez más zumbaron juntas perfectamente—casi. Las computadoras repentinamente pararon otra vez porque estas no habían descubierto un día completo; algo todavía faltaba. Aparentemente (así continúa la historia) las computadoras solamente encontraron 23 horas y 20 minutos. En otras palabras, 40 minutos todavía faltaban. Pero el científico que fue a la escuela dominical sugirió la respuesta a este enigma. Él recordó 2 Reyes 20, lo cual indica que el Rey Ezequías, habiendo recibido promesa del aplazamiento de su muerte inminente, había requerido una señal del Cielo. Dios entonces hizo que el Sol se moviera hacia atrás diez grados—¡o exactamente 40 minutos! Esta información fue introducida en las computadoras, y estas una vez más trabajaron perfectamente.
Este cuento llegó a circular extensamente a finales de la década de 1960 y a comienzos de la década de 1970 como resultado de los esfuerzos de Harold Hill, entonces-presidente de la Compañía de Motores de Curtis en Halethorpe (Baltimore), Maryland. En su libro de 1974, How to Live Like a King’s Kid (Cómo Vivir Como un Hijo del Rey), el señor Hill dedicó un capítulo entero a la historia (pp. 65-77) y explicó cómo esto llegó a extenderse tanto. Él declaró que en ocasiones él hablaba a estudiantes de secundaria y universidad concerniente a los temas de la Biblia/Ciencia, y que la historia del “día perdido” de la NASA era una que él “a menudo contaba” (pp. 65-66). De alguna manera (incluso el señor Hill nunca supo cómo), Mary Kathryn Bryan, una columnista del diario Evening World de Spencer, Indiana, recibió un relato escrito de la historia del señor Hill y lo publicó en su columna. Después, Hill anotó, “Varios servicios noticieros recogieron la historia y esta apareció en cientos de lugares” (p. 69, énfasis en original). Sin duda se le proporcionó al relato una cierta cantidad de credibilidad inherente cuando el señor Hill sugirió concerniente al programa espacial en Goddard: “Yo estuve involucrado desde el comienzo, a través de arreglos contractuales con mi compañía” (1974, p. 65). [Sin embargo, la conexión del señor Hill con la NASA era de poca importancia; su compañía tenía un contrato para hacer una revisión de los generadores eléctricos de la agencia del gobierno. Él nunca estuvo conectado en ninguna manera con operaciones de misión o planificación].
Todos los esfuerzos por confirmar el origen de la historia han fallado. Después que apareció un artículo acerca de esta en la revista Bible-Science Newsletter de abril de 1970, varios lectores escribieron al señor Hill. Un artículo posterior de la Bible-Science Newsletter de julio de 1989 hizo mención al hecho que después del artículo de 1970, algunos lectores finalmente recibieron una carta del señor Hill en la cual él declaraba que él no había originado el cuento. En su libro de 1974, él reconoció que no había sido testigo del incidente en la NASA personalmente, y dijo que no podía recordar dónde primero lo había oído, pero insistió que “mi incapacidad de suministrar documentación del incidente del ‘día perdido’ de ninguna manera resta valor a su autenticidad” (p. 71).
Un artículo de la edición de julio de 1989 de la Bible-Science Newsletter reportó que
el Dr. Bolton Davidheiser escribió a la oficina de la NASA en Greenbelt, Maryland, donde se supone que todo esto había pasado. Ellos respondieron que no sabían nada del señor Harold Hill y no podían corroborar la referencia del “día perdido”… El párrafo conclusivo de la carta de la NASA dice: “Aunque nosotros usamos las posiciones planetarias como necesarias en la determinación de las órbitas espaciales en nuestras computadoras, yo no he descubierto que algún ‘astronauta y científico espacial en Greenbelt’ haya estado involucrado en la historia del ‘día perdido’ atribuida al señor Hill” (Bartz, 1989, p. 12).
El origen de la historia en el mejor de los casos es sospechoso (y en el peor de los casos falso). Los hechos, donde puedan verificarse, son incorrectos. Y aquellos supuestamente involucrados en el hallazgo del “día perdido” de Josué admiten no saber nada acerca de tal evento. Adicionalmente, cualquiera que clame que las computadoras de alguna manera pudieran “encontrar” un día perdido falla en entender cómo funcionan las computadoras. Como Paul Bartz ha comentado:
Las computadoras no son máquinas mágicas que pueden averiguar cosas que están escondidas de la gente normal. Aunque son tan maravillosas, están limitadas por el conocimiento que nosotros les damos. Las computadoras dependen de nosotros para su conocimiento. Aunque una computadora pudiera ser usada para producir un calendario desde hoy hasta el pasado distante, lo cual no es una práctica inusual, una computadora no pudiera decirnos si algún tiempo estuvo ausente o no. De hecho, la computadora tuviera que ser programada con toda clase de ajustes para dar cuenta por varios cambios en el calendario occidental durante los pocos años pasados. En pocas palabras, la historia es técnicamente imposible, sin importar cuán sofisticada sea su computadora (1989, p. 12).
La única conclusión que podemos sacar, con respecto a los hechos disponibles, es que la historia es falsa y no debería ser circulada. Nosotros perjudicamos la Palabra de Dios cuando intentamos “defenderla” con historias tales como estas que, con un poco de sentido común y una pequeña cantidad de investigación, pueden ser probadas como no teniendo fundación factual en absoluto.
REFERENCIAS
Bartz, Paul (1989), “Questions and Answers,” Bible-Science Newsletter, 27[7]:12, July.
Hill, Harold (1974), How to Live Like a King’s Kid (South Plainfield, NJ: Bridge Publishing).
Ramm, Bernard (1954), The Christian View of Science and Scripture (Grand Rapids, MI: Eerdmans).
Rimmer, Harry (1936), The Harmony of Science and Scripture (Grand Rapids, MI: Eerdmans).
Totten, Charles A.L. (1890), Joshua’s Long Day and the Dial of Ahaz (New Haven, CT: Our Race Publishing Co.).

Publicacion de: Jaime Restrepo

Evidencias Biblicas
por Iglesia de Cristo.
link:https://evidenciasbiblicas.wordpress.com/
Facebook: https://www.facebook.com/lasevidenciasbiblicas